La calidad de la alimentación en Venezuela está en retroceso

ARCHIVO

La alimentación en Venezuela ha sido un tema de preocupación debido a la crisis económica y política que ha afectado al país en los últimos años. La inflación, por ejemplo, ha llevado a una situación de inseguridad alimentaria para muchos venezolanos, quienes enfrentan una realidad en la que la canasta alimentaria superó los 500 dólares.

Marianella Herrera, médico, experta en nutrición y miembro de Hum Venezuela, manifestó en el programa En Este País, que se transmite por la Red Nacional de Radio Fe y Alegría, que la alimentación y nutrición del venezolano sigue presentando un panorama muy oscuro y con retroceso.

“Vemos con mucha preocupación el hecho de que no se estén tomando las medidas necesarias y que no haya una discusión franca y honesta sobre las dificultades que presenta el pueblo venezolano para alimentarse”, expresó. 

Asimismo, señaló que Venezuela se enfrenta a una situación de múltiples crisis en la que la alimentación es un factor común que atraviesa muchos de esos escenarios. 

“No hay la capacidad de adquirir alimentos nutritivos y diversos para lograr una dieta saludable, pero también hay fallas en el servicio eléctrico, agua y de gas. Entonces si tuviéramos alimentos nos cuesta cocinarlo ¿Cómo cocinas una sopa sin agua segura?”, destacó la especialista.

La también integrante del Observatorio Venezolano de la Salud, indicó que el estudio reveló que el 86 % de las personas, es decir, 24,8 millones de individuos, no contaban con suficiente presupuesto para comprar alimentos durante ese período. Además, el 57,1 % agotó sus recursos para adquirir comida.

Herrera resaltó que muchas personas tuvieron que hacer grandes sacrificios para poder alimentarse, incluyendo la reducción de gastos en salud, educación y vestimenta, que son necesidades fundamentales para el ser humano.

Además, indicó que el 51,6 % informó que su dieta carecía de alimentos ricos en proteínas, lo que indica que el acceso a estos nutrientes es cada vez más limitado.

Siga leyendo en EL Estímulo