¿Hay forma de saber si votaron 10 millones de personas en el referéndum sobre el Esequibo?

ARCHIVO

Los más de 10 millones de votos que el Consejo Nacional Electoral anunció como participación en el referéndum consultivo sobre el Esequibo ha sido puesto en duda por un sector de la población, por contrastar con las imágenes mostradas en los diferentes centros de votación. ¿Hay maneras de saber si el número es correcto?

Jesús Castellanos, politólogo, experto en temas electorales y funcionario jubilado del Consejo Nacional Electoral, manifestó en el programa En Este País, que se transmite por la Red Nacional de Radio Fe y Alegría que falta mucha información en los resultados del referéndum consultivo sobre el Esequibo. 

Castellanos resaltó que con este proceso el gobierno nacional buscaba varios objetivos desde el punto de vista político y territorial, especialmente probar su capacidad de movilización y la capacidad de control social del voto.

“Afortunadamente hubo una cobertura muy importante, tanto de los medios de comunicación como de los mismos ciudadanos, de lo ocurrido este 3 de diciembre, donde se identificó una asistencia muy baja de votantes. Algo que no corresponde con los resultados informados”. 

El también profesor universitario consideró que este proceso electoral estuvo lleno de un conjunto de irregularidades, ya que no hubo testigos de ningún bloque, ni observación electoral calificada, solo un acta de escrutinio por mesa que se le dio al Plan República.

“No hay forma de verificar si realmente hubo una participación de más de 10 millones de electores, todavía si participaron más de 2 millones de personas. Aún existen dudas, porque se vio una baja participación”, dijo.

El politólogo manifestó su duda ante las declaraciones de Elvis Amoroso, presidente del Consejo Nacional Electoral, de si realmente participaron 10,5 millones de electores o hubo una suma tras las 5 respuestas a las preguntas por cada elector.

Por otro lado, Castellanos aseguró que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) es la única instancia que puede resolver esta controversia, pero que desconoce qué podría afirmar la corte.

“Lo que sí puedo saber o inferir es lo que tiene que ver con el accionar del gobierno en estos meses previos a la celebración de las elecciones presidenciales del 2024, ante la debilidad de la movilización, la desconexión con las bases y la poca capacidad de control del voto”, señaló.

Siga leyendo en El Estímulo